-Curar a veces, aliviar con frecuencia, consolar siempre.

En México, según datos proporcionados por el INEGI, para el segundo trimestre de 2014, el país contaba con aproximadamente 343 700 personas con formación de médico, de las cuales pertenecen a la población económicamente activa 82 de cada 100(1).

Desde 1937, el 23 de octubre se celebra en México el Día del Médico, fijado en esa fecha para hacerlo coincidir con la creación del Establecimiento de Ciencias Médicas en 1833, antecedente de la actual Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. Luego de la clausura de la entonces Universidad Nacional y Pontificia y de la Escuela de Cirugía por decreto del Presidente Valentín Gómez Farías, la creación de dicho Establecimiento fusionó las carreras de médico y de cirujano(3).

La medicina como campo de conocimiento y acción es motivo de constante interés. Al preguntarse por el carácter de la medicina, el Dr. Ruy Pérez Tamayo la concibe como ciencia, arte y algo más: desde el siglo XVI es ciencia gracias a sus métodos y proceder, es arte en el sentido del artesano, ya que es la suma del dominio de conocimientos teóricos y habilidades técnicas que se perfeccionan con el tiempo(2).

Por otro lado, la medicina cuenta entre sus objetivos principales el promover la salud, prevenir enfermedades, hacer diagnósticos oportunos, tratamientos eficaces y rehabilitación de quienes lo necesitan, así como contribuir a la creación de ambientes familiares, escolares y laborales favorables al desarrollo humano(4).

Para realizar el cometido de la medicina, el médico debe ser agente de cambio y desarrollo social, ser quien ayude a aumentar la capacidad de organización e incremente la autosuficiencia; el médico es quien al oficiar la medicina busca la mayor salud durante el mayor tiempo de las personas. De esta forma, el médico no sólo forma parte de la medicina curativa, también es y ha sido una pieza clave en el desarrollo de la salud pública(4).

De acuerdo con la Asociación Mundial de Médicos (AMM), la eficacia de diversos programas de salud pública depende de la colaboración de los médicos y sus asociaciones profesionales, quienes a través de su ayuda y colaboración estrecha benefician enormemente a los programas. Además, la colaboración de los médicos es vital para difundir la información de salud pública y programas de educación que promueven estilos de vida saludables, y reducen los factores de riesgo(5).

Dedicada a lograr que hombres y mujeres vivan y mueran sanos lo más tarde posible, según lo describe Ruy Pérez Tamayo, la medicina tiene en el médico su representante, aquel que desde tiempos hipocráticos jura por Apolo Médico, por Esculapio, por Higiene y Panacea, proteger del daño y la injusticia al paciente y procurar beneficios al enfermo(2).

Este 23 de octubre, como se hace desde 1937, México honra a todos y cada uno de las y los médicos del país, distribuidos en cada Estado y cada municipio del territorio; médicos encargados de la conservación de la salud, de la curación de las enfermedades y de evitar las muertes prematuras.

En su día, enviamos un reconocimiento y felicitación a todas las y los médicos por su invaluable labor.

(1) INEGI, Estadísticas a propósito del… Día del Médico (23 de octubre). Datos nacionales. Disponible en http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/Contenidos/estadisticas/2014/medico0.pdf
(2) Ruy Pérez Tamayo, De la magia primitiva a la medicina moderna, FCE.
(3) Facultad de Medicina de la UNAM, Evolución histórica. Consultado en http://www.facmed.unam.mx/fm/historia/evolucion.html
(4) Teodoro Carrada Bravo, El papel del médico como promotor de la salud, Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM, Vol 45, No 004 (2002).
(5) Asociación Mundial de Médicos (AMM), Declaración de la AMM sobre los médicos y la salud pública, consultada en http://www.wma.net/es/30publications/10policies/p29.

Este aforismo, que durante siglos ha representado la labor del médico, tiene un origen incierto, se le ha atribuido a Hipócrates, Florence Nightingale, Pare y Edward Livingston Trudeau, a los médicos franceses Bérard y Gubler, entre otros. Para más información, Cfr. L.M. Payne, “Guerir quelquefois, Soulager souvent, Consoler toujours”, Brit. med. J., 1967, 4, 47-48

Fuente: https://www.insp.mx/avisos/3430-dia-medico2014.html