Xalapa, Ver.- (Revista Médica/Brisa Gómez) Un tratamiento adecuado, para casos críticos de pie diabético, puede llegar a ser más costoso que la atención de cáncer de colon, señaló Roberto Carlos Rebollar González, cirujano con especialidad en pie diabético, quien dijo que en México se presentan cada vez con más frecuencia pacientes con este diagnóstico, en quienes además se ha reducido la edad a la que presentan estos problemas de salud.

En Estados Unidos, una úlcera puede llegar a consumir más de 400 mil dólares al año, traducido a México el precio de atender una úlcera en pie o pierna es en un año llegaría a los 7 millones 600 mil pesos, aproximadamente.

Sin embargo, un paciente común de diabetes, con un problema en extremidades, no podría costear este tipo de tratamientos con los altos costos que tiene, además de que en la Seguridad Social no hay recursos humanos ni materiales suficientes para atenderlo, por lo que las personas que lo enfrentan, tienen problemáticas aún más complejas que las que pudiera enfrentar un paciente en Estados Unidos.

Dijo que hace 10 años, las personas que presentaban úlceras o problemas relacionados con la diabetes en extremidades, oscilaban entre los 45 o 50 años, sin embargo en la actualidad, las edades se han ido reduciendo, pues van incluso entre los 20 y 25 años.

Esta es una situación que podría llegar a convertirse en un problema severo de salud pública, pues en México la población no tiene los recursos suficientes para atender en la consulta privada este tipo de tratamientos, que son muy costosos, por lo que la Secretaría de Salud deberá atenderlo.

Al costo económico que representa el pie diabético para los presupuestos públicos de salud, dijo, se suma el hecho de que el número de especialistas podiatras, que se dedican a atender este padecimiento son escasos, y resultan insuficientes para atender la demanda que en los últimos años ha ido en aumento.

Explicó que a nivel mundial cada 20 segundos se amputa un miembro pélvico, es decir un pie o pierna, a consecuencia de la diabetes, debido a que pacientes con esta enfermedad metabólica no reciben la atención necesaria.

En México, dijo, 9.17 de la población sufre diabetes, cuando en 2010 sólo el 6.7 por ciento de la población tenía este diagnóstico, lo que demuestra el incremento de la problemática y que tiene mucho que ver con la obesidad y el sobrepeso, pues actualmente en el país el 70 por ciento de la población “tiene diabetes o tiene sobrepeso”.

Es tan impresionante el crecimiento que en la última encuesta de salud en 2014, se tenía una cifra de que el 50 por ciento de los pacientes con diabetes llevaba 12 años con la enfermedad y fue hasta ese momento en que ya había sido sometido a un procedimiento por pie diabético.

Para una persona, el vivir con el pie diabético, dijo, además de lo costoso que resulta, presenta un severo riesgo para su salud, pues se debe mantener un cuidado adicional que va desde la higiene y el corte de las uñas hasta la atención vascular y neurológica.

La diabetes y por lo tanto el pie diabético se trata de una enfermedad prevenible, mediante una dieta balanceada, ejercicio, control de glucosa y otras cuestiones permitirían a las personas evitar en enfrentar este tipo de padecimientos.