Las lluvias son muy buenas porque son la fuente de las aguas que tenemos para prácticamente todas las actividades humanas y de los procesos vitales. Pero su ocurrencia puede ser fuente de enfermedades por diferentes razones.

A propósito de las aguasprovocadas por el huracán Irma, el infectólogo Clemente Terrero explica algunas de las enfermedades provocadas por las fuertes lluvias. “Lo primero es que estas arrastran agentes infecciosos que contaminan la superficie territorial donde viven las personas, contaminan las aguas y los alimentos que consumimos”, señala el especialista.

Además virus, bacterias, parásitos y hongos proliferen en las zonas húmedas y mojadas por la lluvia.
“Así al ingerir agua y consumir alimentos contaminados puede producir enfermedades como la diarrea y gastroenteritis e infecciones graves llamadas sepsis”.
Terrero dice que también la humedad y el hacinamiento pueden traer consigo enfermedades respiratorias. Y es que los cambios atmosféricos favorecen la proliferación de cepas de nuevos patógenos respiratorios y producir un aumento de estas enfermedades durante el periodo de huracanes y lluviosos.
En la población, después de las copiosas lluvias hay un aumento de la aparición de procesos gripales, catarro común, alergias nasales como rinitis, así mismo otras más complicadas como neumonías y bronquitis aguda.

Entre los síntomas más comunes de estas enfermedades respiratorias están la tos, la fiebre, cefalea, dolor torácico, mialgias y debilidad general, acompañados de secreciones nasales o bronquiales, de colores que varían entre claro transparente, pasando por verdosas o amarillentas.

“Las infecciones producidas por hongos a nivel de los órganos respiratorios y en la piel; estos hongos proliferan producto del aumento de la humedad relativa que se presenta como consecuencia de las lluvias que ocurren principalmente en las tormentas y huracanes”, señala el doctor.

Otras enfermedades más serias. Clemente Terrero advierte que el estancamiento de las aguas llamadas charcas (charcos) pueden contaminarse con orina de ratas y de otros animales infectados con leptospira. “Esta bacteria es muy peligrosa, penetra por la piel, por la mucosa y por la conjuntiva penetra al organismo y puede producir una infección grave llamada leptospirosis, una enfermedad letal con una elevada tasa de mortalidad”.
Los síntomas de la leptospirosis son fiebre, malestar general, dolor de cabeza y dolores musculares sobre todo en la pantorrilla y color amarillento de la piel.

Además de eso, el reconocido médico explica que el agua producto de las lluvias, puede formar los llamados criaderos de mosquitos que no es más que un recipiente lleno de agua donde se reproducen estos insectos, principalmente el aedes aegypti, que es el transmisor de enfermedades como chikungunya, zika y dengue. Está última, una enfermedad endémica del país, que según las estadísticas, todos los años produce una elevada cifra de enfermos y de muertos.

“Otra enfermedad que incrementa sus números estadísticos durante los periodos de lluvia, es la malaria o paludismo, que se transmite a los humanos por medio de la picadura del mosquito anopheles”, apunta.

Terrero indica que la población de estos mosquitos también aumenta durante los periodos de lluvia.
Los signos de la malaria pueden ser fiebre prolongada, dolor de cabeza, mal estado general, palidez y anemia.
A tomar en cuenta. La recomendación que hacen los especialistas es ir al médico inmediatamente comiencen a sentirse los primeros síntomas. Y algo que no sebe olvidar es no automedicarse.

Prevención. Lo más recomendable es la ingesta de agua potable, echarle cloro al agua que no sea potable, lavarse las manos, lavar bien los alimentos, no bañarse en aguas estancadas, ni en ríos ni arroyos.

Fuente: http://hoy.com.do/ojo-con-las-enfermedades-producidas-por-las-lluvias/