Muchas veces se debe a la deshidratación o la falta de sueño ¡Toma suficiente agua y descansa! Una siesta de 20 minutos hace maravillas