* Los seres humanos somos ‘superorganismos’ integrados por millones de microorganismos que se hospedan en nuestro cuerpo.

La flora intestinal, conocida como flora gastrointestinal, microflora o microflora gastrointestinal, es el conjunto de millones de bacterias que viven dentro de nuestro organismo. Esos microorganismos pueden ser hongos, levaduras, bacterias e incluso virus. Pero no te asustes, estas bacterias lejos de ser dañinas, aportan gran cantidad de beneficios.
Así, su equilibrio incide directamente en la salud de cada persona.

Funciones

– Metabólicas
La flora metaboliza los sustratos por medio de un gran número de enzimas. Así, ayuda a recuperar energía a partir de la dieta y favorece la absorción de calcio, magnesio y hierro.
– Protectoras
Entre otras bondades de la microflora está la función defensiva. Y es que la flora intestinal forma una barrera que impide el crecimiento de bacterias dañinas o extrañas.
– Tróficas
Las bacterias de la flora gastrointestinal controlan el incremento y diferenciación de la cantidad de células que recubren y revisten internamente cavidades, órganos huecos y otros tejidos.
Además, cumple con un papel imprescindible en el desarrollo del sistema inmunitario.
Determina el desarrollo de problemas como alergias, enfermedades intestinales, cáncer, diabetes u obesidad.

¿Señales de que la flora está dañada?

1. Hinchazón abdominal.
2. Estreñimiento.
3. Diarrea frecuente.
4. Olores desagradables en las heces.
5. Eructos, gases, flatulencias.
6. Dolor abdominal, cólicos y molestias intestinales.
7. Incremento de las infecciones.
8. Problemas digestivos e intestinales.
9. Lengua blanca.
10. Intolerancias alimentarias.
11. Síndrome de colon irritable.
12. Dolor de articulaciones.

¿Qué alimentos recomendables?

Yogur, avena, chocolate negro, miel, queso, leche de cabra, raíz de jengibre y proteínas magras. Asimismo, también existen algunos suplementos alimenticios, que podemos encontrar en tiendas naturistas. No obstante, antes de consumirlos, lo más recomendable es visitar a un especialista para que pueda orientarte de la mejor manera.

¿Qué hacer para regenerarla?

 Consumir alimentos en lugares con buena higiene.
 Cocer los alimentos de manera adecuada.
 Lavar los alimentos antes de consumirlos.
 Seguir una dieta rica en fibra, en la que se incluya cereales integrales, verduras y fibra.
 No abusar del azúcar ni de los carbohidratos refinados.
 Es recomendable comer lenta y pausadamente, masticando los alimentos para su buen proceso.
 Consumir productos como yogur, lactobacilos, probióticos y prebióticos, pues contienen bacterias vivas, además de estimular el crecimiento de bacterias buenas.
 Reducir el consumo de grasas animales.
Tener cuidado con los tratamientos médicos que conlleven el consumo de antibióticos, pues estos eliminan bacterias de manera indiscriminada.
¿Qué la daña?
  •  Medicamentos por vía oral.
  •  El estrés.
  •  Laxantes de origen químico.
  •  Trastornos digestivos.
  • Alimentación deficiente, rica en grasas, carnes y azúcares refinados.
  • Exceso de tabaco y alcohol.
  •  Emociones fuertes.

Fuente: http://www.eldiariodecoahuila.com.mx/sociales/miscelanea/2017/7/24/flora-intestinal-666228.html