Los dos componentes esenciales de la medicina son la prevención y la curación. Aunque esta última es una forma de prevenir males mayores incluida la vida del enfermo.

La prevención es la acción de prevenir. O sea, poder ver con anticipación la llegada de un daño o perjuicio, conociendo por algunas señas o indicios aquello desagradable capaz de suceder. Y por supuesto, tomado las medidas oportunas para evitar o atenuar sus efectos.

Cuanto más pronto se apliquen  medidas preventivas tanto mayor será la posibilidad de evitar enfermedades, incapacidades  y muertes prematuras innecesarias.

PREVENCIÓN EN MEDICINA

Existen dos estrategias para la prevención: un enfoque poblacional y un enfoque clínico para individuos o situaciones de alto riesgo.

Las dos estrategias se basan en modificar la conducta para reducir o eliminar el riesgo.

TIPOS DE PREVENCIÓN

Hay tres tipos: primaria, secundaria y terciaria. La primaria se orienta a prevenir las enfermedades o lesiones antes que estas tengan lugar; la prevención secundaria se ocupa de la detección oportuna y el tratamiento de la enfermedad en etapa preclínica para evitar su progresión; y la terciaria tiene por objeto realizar actividades de tratamiento y rehabilitación una vez que apareció la enfermedad con el objetivo de minimizar o si es posible eliminar, las complicaciones o evitar la muerte.

PREVENCIÓN PODOLÓGICA PRIMARIA EN PACIENTES DIABÉTICOS

Se aplica en diabéticos con sus pies sanos. Estos enfermos, además de la atención podológica habitual, deben recibir educación diabetológica continuada en el marco de la especialidad así como consejos generales en relación a la diabetes cada vez que asista a la consulta a fin de prevenir cualquier daño o complicación de sus pies.

Si el paciente acude por primera vez se le debe orientar una visita sistemática al  podólogo por lo menos una vez al mes o cuantas veces lo requiera, así como la revisión diaria de sus pies por el propio paciente o por un familiar para detectar precozmente cualquier alteración a ese nivel.

Se le debe orientar a utilizar  zapatos cómodos y adecuados y medias blancas sin costura, higiene diaria de los pies y no caminar descalzo o en chancletas, entre otros varios aspectos.

PREVENCIÓN PODOLÓGICA SECUNDARIA EN PACIENTES DIABÉTICOS

Se aplica en la etapa preclínica o asintomática de las enfermedades o complicaciones presentes en sus pies. Habitualmente el diagnóstico es realizado por el podólogo. Posiblemente es el primer frente para los diabéticos sin síntomas pero con problemas a detectar en sus pies por esta especialidad.

Se diagnostican trastornos vasculares o neurológicos precozmente al encontrarse pulsos débiles, reflejos alterados, caídas del vello, etc., lesiones en la piel de los pies, uso de calzado y medias inadecuadas, deformidad en la pisada, etc.

Las medidas a aplicar, además de la atención podológica básica, consisten fundamentalmente en mantener la educación diabetológica, orientar correcciones podológicas, remisión a otras especialidades, etc.

PREVENCIÓN PODOLÓGICA TERCIARIA EN PACIENTES DIABÉTICOS

Se trata de la rehabilitación en diabéticos complicados con pie diabético con o sin ulceración.

Según el caso, se debe remitir al angiólogo de manera inmediata o por consulta externa; y si existe ulceración, se decidirá por parte del equipo multidisciplinario, Licenciado en Podología incluido, aplicar el Heberprot P previa reducción de las callosidades alrededor de la lesión.

Otras remisiones pudieran ser necesarias como las realizadas a ortopedia, neurología, dermatología, endocrinología, medicina interna o rehabilitación.

Se realizará el tratamiento habitual podológica y se mantendrá la educación diabetológica.

LAS 7 LEYES DEL ÉXITO DEL PACIENTE DIABÉTICO

Desarrolladas y registradas por un equipo de profesionales del Hospital Docente Dr. Salvador Allende, se trata de un mensaje compacto y sencillo que, al repetirlo con frecuencia, se convertirá en el refuerzo constante de esta herramienta educativa que exhorta y aconseja a los diabéticos de forma razonable y bien argumentada a que actúen de determinado modo para eliminar, de la manera más completa posible, los factores de riesgo que favorecen la aparición de las complicaciones, muchas de ellas graves y mortales derivadas de esta enfermedad. Ser entrega a los diabéticos y sus familiares en forma de plegable.

De manera resumida, son ellas:

1- Educación diabetológica para el diabético y sus familiares

2- Asistencia trimestral a la consulta médica

3- Asistencia mensual al podólogo

4- Asistencia semestral al estomatólogo

5- Alcanzar y/o mantener el peso ideal con la dieta indicada

6- Actividad física acorde a edad y estado de salud

7- La ley del NO: -no tabaquismo  -no alcoholismo  -no drogadicción

Conferencia dictada por el Master en Ciencias y Profesor Consultante,  Dr. Alberto Quirantes Hernández, especialista en Endocrinología, en el I Congreso Internacional de Podología Aplicada celebrada en el Hotel Habana Libre en Cuba los días 10, 11 y 12 de junio del presente año.