*De acuerdo con la Ensanut de Medio Camino 2016, el ex secretario de Salud refirió que se ha avanzado en la disminución de la obesidad infantil, pero aumentó en otras áreas.

La pandemia de obesidad es el reto más grave que enfrenta el sistema de salud púbica en México, pues aunque desde 2012 comenzó a frenarse y reducirse el porcentaje de niños de entre 6 y 12 años con sobrepeso y obesidad, ahora hay un disparo en el número de mujeres con obesidad y un crecimiento acelerado en el número de personas con ese problema en el campo o sector rural.

Lo anterior fue expuesto por el ex secretario de Salud federal, José Ángel Córdova Villalobos, ante 200 cardiólogos, endocrinólogos y cirujanos reunidos en Mérida para analizar los problemas de obesidad y trastornos del colesterol que predominan en la república, teniendo como guía los datos oficiales más nuevos, generados por la Encuesta Nacional de Nutrición 2016, que fue presentada en el mes de octubre del año pasado.

El encuentro de médicos se llamó LEAD, que es el acrónimo en inglés de la Estrategia para Diagnóstico y Atención Tempranos a trastornos de Lípidos (Lipid Early Awareness & Diagnosis). En el mismo encuentro se evaluaron, académicamente, los resultados de un nuevo grupo de medicamentos biológicos para controlar el colesterol y que pertenecen al grupo de los anticuerpos monoclonales, los cuales serían el avance más importante en control de colesterol en los últimos 30 años, desde las estatinas.

Córdova Villalobos —cirujano, ex secretario de Salud y actual profesor en la Universidad de Guanajuato— informó que cada año mueren 120 mil personas en México por problemas del corazón, principalmente por infarto agudo al miocardio y que muchas de estas muertes pudieron ser evitadas si se hubiera controlado el peso, pues de él se desprenden complicaciones letales asociadas a la elevación sin control del colesterol, la presión arterial y enfermedades metabólicas como la diabetes.

Más allá del sufrimiento familiar que provocan las muertes prematuras, el país pierde 25 mil millones de pesos anuales por personas que fallecen años antes de la esperanza de vida promedio, a causa de enfermedades crónicas no transmisibles. Este dinero es 13 veces más que el presupuesto federal para vacunas.

“El crecimiento de la prevalencia de la obesidad ha sido casi exponencial”, indicó Córdova Villalobos.

“En los años 80 la obesidad no se consideraba como un problema de salud pública, pero gracias a las Encuestas Nacionales de Salud, que comenzaron en 1994, hemos visto la evolución de este problema y tenemos una idea más o menos clara de cómo estamos. En los últimos años hemos pasado de tener 20 por ciento de población con obesidad a un 32 por ciento con este problema, pero además se ve que este aumento ocurre con más claridad entre las mujeres”, detalló el médico, quien en 2009 fue reconocido por la Organización de Naciones Unidas por su esfuerzo para contener la epidemia de la influenza A(H1N1).

BUENAS Y MALAS NOTICIAS

Con datos oficiales de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, Córdova dijo que el esfuerzo hecho contra la obesidad en México no ha sido en vano; hay buenas noticias como el hecho de que se frenó y redujo un poco el porcentaje de niños con obesidad, entre los 6 y 12 años, pues en el 2012 los niños mexicanos con este problema eran el 34.4 por ciento del total, y para el año 2016 se redujo más de un punto el porcentaje de niños obesos, para ubicarse en 33.2 por ciento.

“En contraste con esa buena noticia, vemos que en las zonas rurales sigue aumentando la obesidad. Pareciera que en las ciudades se ha generado más conciencia y está más presente el tema, y en particular entre mujeres del campo, entre quienes la obesidad creció 8.4 por ciento, en el periodo entre las dos encuestas (2012-2016). También entre adolescentes aumentó la obesidad, de 34.9 a 36.3, pero particularmente el aumento de casos de obesidad se presentó en mujeres adolescentes, mientras que en hombres adolescentes hubo una reducción de 0.6 por ciento”, detalló.

FALTA DE EJERCICIO

Para analizar posibles causas de los problemas de sobrepeso y obesidad en México, José Ángel Córdova presentó tablas sobre uno de muchos factores: el cambio en el consumo de alimentos desde los años 90 hasta la fecha en los que se ve la caída en el consumo de frutas, verduras, leche y carne, y aumentó el consumo de cereales y bebidas azucarados.

Además de los cambios de hábitos en la nutrición, otro de los factores que fue analizado es el sedentarismo:

En México falta ejercicio físico. En la encuesta vemos que la mayoría de los niños, hasta los 12 y 14 años, practican ejercicio físico: el 65 por ciento de los hombres y el 48 por ciento de las mujeres. Pero cuando nos vamos al grupo de edades entre 25 y 29 años, entre hombres ya sólo el 34 por ciento de los hombres practica ejercicio físico y únicamente 15 por ciento de las mujeres hace ejercicio. Entonces, se pierden muchos de los beneficios a la salud asociados al ejercicio y que no sólo tienen que ver con el control de peso, el ejercicio también tiene muchos beneficios de salud preventiva. Por eso el enfoque debe ser desde los niños para que adquieran el hábito de hacer ejercicio y que les acompañe el resto de su vida”, agregó.

El ex secretario de Salud aclaró que la obesidad es una pandemia porque no afecta a un solo país, como es el caso de México, es un problema mundial.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó en 2014 que casi 2 mil millones de personas, más de la quinta parte de la población mundial, ya tiene sobre peso u obesidad. De ellos, 600 millones tienen obesidad y 347 millones con diabetes y, si vemos lo que sigue, es escalofriante, se calcula que para 2025 estos datos aumenten 56%”, concluyó.

Fuente: http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1032653.html