Si usted es varón y tiene 40 años de edad, es momento de comenzar las visitas periódicas al médico. La mayoría de los hombres no lo hace y esperan hasta sentirse muy mal para acudir a una consulta; mientras se acostumbran a sobrellevar síntomas de enfermedad como ‘algo normal’ exponiéndose a que su problema se agrave. Esa es la historia común del cáncer de próstata, el más frecuente de los tumores malignos entre la población masculina en nuestro país.

“Desafortunadamente la incidencia de cáncer de próstata va en aumento”, refirió el jefe de Urología del Hospital General de Occidente (HGO) de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Arturo Rodríguez Rivera. El reto mayor es que 80 por ciento de los pacientes con cáncer de próstata en México llega tarde al diagnóstico, cuando la enfermedad está en etapas avanzadas y sólo 20 veinte por ciento se detecta de manera temprana.

En los países desarrollados la proporción es a la inversa: 80 por ciento de los casos son cánceres localizados, cuando son fácilmente curables, y sólo 20 por ciento llegan en estadíos avanzados, mencionó el médico.
La próstata es una glándula del aparato urogenital masculino, ubicada enfrente del recto, debajo de la vejiga urinaria, encargada de producir el líquido seminal. A partir de los 40 años de edad esta glándula comienza a registrar un crecimiento microscópico y al crecer va a obstruir poco a poco la salida de orina hacia el del conducto urinario.

Por lo anterior, una tercera parte de los varones por arriba de 40 años de edad (35%) va a tener problemas de micción, síntomas muy leves como goteo al término de orinar que, por lo general ignoran pues no provocan dolor, compartió el especialista en conferencia de prensa.

“Ésa gotita traicionera que queda al final de la micción pensamos que es normal, pensamos que es propio de la edad y no acudimos a que nos atiendan”, dijo. Sin embargo, dicha gotita puede ser síntoma desde una enfermedad benigna hasta un tumor.

El urólogo aclaró que “la próstata va a crecer en todos los hombres. A los 40 años de edad en el 30 por ciento, a los 60 años de edad en el 60 por ciento y a los 80 años de dad es el 90 por ciento de los hombres que ya tienen crecimiento microscópico de su glándula. Por lo que el solo hecho de ser hombre es un factor de riesgo; el segundo factor es la genética”, subrayó. Esto es presencia de cáncer de próstata o de mama en la familia. De ahí la importancia de una prueba basal a los 40 para ir evaluando el porcentaje de crecimiento.

Fuente: http://www.milenio.com/region/cancer_prostata-antigeno_prostatico-mitos-prevencion-milenio_noticias_jalisco_0_976702421.html