Ante la alerta sanitaria que emitió la Secretaría de Salud por los 13 millones de mexicanos que viven con diabetes, en el sistema de salud sólo hay mil 200 endocrinólogos para atender pacientes con esa enfermedad, por lo que es urgente la capacitación de médicos de primer contacto para la detención oportuna, advirtieron especialistas.

El endocrinólogo del Hospital General de México, Valentín Sánchez, detalló que cada año egresan de la especialidad entre 20 y 25 graduados, quienes generalmente trabajan en la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

Durante el taller para las alternativas en el tratamiento de la diabetes, organizado por la Federación Mexicana de Diabetes y Janssen, el especialista dijo que “la distribución de los médicos no es homogénea”.

El endocrinólogo refirió que los médicos, al terminar esta especialidad que abarca obesidad, enfermedades tiroideas, de las glándulas suprarrenales y osteoporosis, buscan plazas principalmente en las sedes del IMSS en el Centro Médico Nacional Siglo XXI, Centro Médico La Raza o Centro Médico de Occidente en Guadalajara.

Señaló que, desde el punto de vista asistencial, estos médicos no pueden cubrir a toda la población, por ser un gran número de pacientes, dado que cada día se diagnostica a más personas con la enfermedad.

Además del Hospital 20 de Noviembre, perteneciente al ISSSTE, los graduados acuden al Hospital General de México, donde se otorgan seis plazas al año, las cuales corresponden a tres estudiantes mexicanos y tres extranjeros; también buscan acceder al Instituto Nacional de Nutrición.

En su oportunidad, la directora de la Federación Mexicana de Diabetes, Gisela Ayala, aseguró que los médicos generales pueden disminuir el impacto de la diabetes al ser ellos quienes puedan detectar si los pacientes son proclives a desarrollarla o se ubican en una primera fase, facilitando la atención preventiva adecuada.

“Cada vez se coloca al médico general en el verdadero lugar que ocupa, en la vida real, al haber menos de dos mil endocrinólogos, el médico general necesita estar capacitado para atender en un primer momento, y los especialistas deben estar capacitados para atender la diabetes que no se logró controlar y los estadios más avanzados de ésta enfermedad”, sostuvo.

Para lograr la detección oportuna de la diabetes, los especialistas recordaron que los médicos generales deben medir los niveles de glucosa de sus pacientes en ayuno, principalmente los de las personas mayores de 45 años. Si el paciente no tiene más de 45 años, deben hacerlo cuando su índice de masa corporal sea superior a 25, o cuando tenga antecedentes de familiares de primer grado con diabetes.

Fuente: http://www.elpulsolaboral.com.mx/seguridad-social-y-salud/10135/mexico-cuenta-con-solo-mil-200-endocrinologos