La automedicación es una de las principales causas que provoca la resistencia bacteriana a medicamentos empleados para una infección por virus, hongos, bacterias o parásitos, explicó el presidente de la Asociación Mexicana de Infectología Pediátrica (AMIP), Antonio Luévanos.

En conferencia de prensa, subrayó que mediante un análisis de variables globales, al menos 50 por ciento de los antibióticos no tienen razón de prescripción debido a que muchas de las infecciones son de tipo viral.

Destacó que la resistencia bacteriana afecta principalmente a los niños de entre uno y cuatro años de edad, de ahí la importancia que tiene la infectología pediátrica y generar conciencia sobre la correcta prescripción de medicamentos.

El experto comentó que en Estados Unidos se calcula que casi dos millones de pacientes presentan resistencia bacteriana al año, de los cuales fallecen al menos 23 mil, lo que además representa un incremento importante en el costo del tratamiento de las infecciones.

Dijo que otra de las causas de la resistencia bacteriana es la relacionada con la atención médica, debido a que las bacterias en los hospitales mutan rápidamente y los pacientes con bajas defensas son susceptibles a adquirir infecciones.

Lo anterior, agregó, se suma al uso de antibióticos en procesos de ganadería y agricultura para evitar enfermedades, lo que también genera la mutación de las bacterias que repercuten en la salud humana.

Consideró que “se necesitan esfuerzos concertados y de colaboración para ganar la batalla contra las bacterias, desde acciones como el lavado de manos; tenemos que dar un adecuado seguimiento de las infecciones resistentes en los hospitales y mejorar el uso de antimicrobiano, así como el desarrollo de fármacos y pruebas de diagnóstico mejoradas”.

 

También adelantó que la edición 36 del Congreso Interamericano de Infectología Pediátrica y la edición 17 del Congreso Latinoamericano de Infectología Pediátrica, a celebrarse del 8 al 11 de noviembre en México, en el que se analizaran temas relacionados con la resistencia bacteriana.

En su oportunidad, el infectólogo Abdiel Mascareñas explicó que existen dos tipos de resistencia bacteriana, la natural y la adquirida, siendo la segunda en la que es necesario poner especial atención y desarrollar nuevos medicamentos.

Fuente: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=664764&idFC=2017