*Entre mayor exposición al sol tenga, existe más riesgo de que desarrolle efectos contraproducentes a la salud, como quemaduras solares, fotoenvejecimiento, cataratas y hasta melanoma

 

Basta con cruzar una calle para acumular radiación solar ultravioleta en la piel.
Entre mayor exposición al sol tenga, existe más riesgo de que desarrolle efectos contraproducentes a la salud, como quemaduras solares, fotoenvejecimiento, cataratas y hasta melanoma, un tipo de cáncer que puede ser agresivo si no se detecta a tiempo.
De hecho, especialistas advierten que 14 de cada 100 mexicanos tienen una afectación en el piel causada por el sol.
En el Hospital General de México, el doctor Eduardo Liceaga explica que este tipo de padecimientos se ubican como uno de los 10 motivos más frecuentes de consulta en dermatología.
Por su posición geográfica, el país registra los índices más altos de radiación solar en el continente americano, de acuerdo con el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM. Además, este año, el Valle de México ha reportado hasta 11 puntos de índice de radiación ultravioleta, nivel considerado extremadamente alto.
Las radiaciones solares más peligrosas son las ultravioletas A y B, porque son las responsables directas del daño agudo y crónico en la piel.
La radiación solar, explica María Ivonne Arellano Mendoza, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital General de México, puede ocasionar daño intenso e intermitente; por ejemplo, cuando un fin de semana se va a la playa sin usar protector.

“A todos nos ha tocado quemarnos en el sol, pero, entre más veces te quemes y más intensas sean estas quemaduras, la piel sufre exponencialmente más daño y tienes más riesgo de lesiones que predisponen a tumores malignos cutáneos o a acelerar su progresión.”

AFECTACIÓN DE TIPO ACUMULATIVO

“Otro tipo de afectación es el acumulativo; es más de tipo ocupacional, por ejemplo, los campesinos, profesores de deportes, policías y todas las personas que trabajan y que durante todo el día se exponen al sol van acumulando radiación en dosis que no son tan intensas pero que producen daño acumulado”,  expone.

La acumulación de radiación solar en la piel tiene efectos nocivos a la salud, como el fotoenvejecimiento, que consiste en la aparición de arrugas o líneas de expresión debido al desgaste que el sol produce en la piel. También contribuye al desarrollo de melanoma, abunda, el tipo de cáncer de piel más agresivo.
No sólo la piel se daña por el sol: también los ojos. Los rayos ultravioleta pueden ocasionar la aparición de cataratas en edades tempranas, asegura Arellano.
Los niños, asevera Nanet Alcántara Solís, jefa del Servicio de Dermatología Pediátrica del Hospital General del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, del IMSS, reciben tres veces más cantidad de radiación solar que los adultos; por tanto, son más vulnerables a desarrollar lesiones en la piel.

“Son los niños quienes juegan más en el sol. Ellos reciben tres veces más cantidad de sol que los adultos; por lo tanto, se sabe que, antes de los 21 años, se recibe entre el 50 y el 80 por ciento de la radiación ultravioleta acumulativa que vas a recibir toda tu vida. Por eso es muy importante protegerlos.”

“Los bebés, desde que nacen hasta los 6 meses, no deben exponerse al sol entre las 10:00 y las 16:00 horas. Si necesitan baños de sol, tienen que ser antes o después de ese horario”, afirma Alcántara.

Fuente: http://www.elvigia.net/general/2017/6/6/evite-cocine-piel-273623.html