Médicos del Reino Unido han desarrollado un dispositivo que revive los órganos extraídos de un donante fallecido para después mantenerlos activos de forma artificial y conservarlos en caliente de cara a su posterior trasplante.