*Los senadores aprobaron por unanimidad crear un registro para tener información estadística adecuada, que permita una buena planeación presupuestal para combatir el cáncer.

Por unanimidad y con 83 votos, el Senado aprobó las reformas a la Ley General de Salud que crean el Registro Nacional de Cáncer, al destacar los diferentes grupos parlamentarios que se trata de una herramienta fundamental que permitirá ubicar la determinación de la carga de la enfermedad y de sus variaciones geográficas.

El decreto fue turnado al Ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial, para los efectos del artículo 72 constitucional.

Al fundamentar el dictamen en tribuna, el presidente de la Comisión de Salud, Salvador López Brito, subrayó que ante la cruda realidad que se vive en México, como son las enfermedades crónico degenerativas, el Registro Nacional de Cáncer permitirá tener cifras, números y estadísticas adecuadas para hacer desde una buena planeación presupuestal, hasta conocer por regiones, edad o sexo su incidencia, a fin de tener una adecuada prevención y atención a este grave problema.

Señaló que la creación del Registro Nacional de Cáncer permitirá contribuir a la comprensión de sus causas y el análisis de la supervivencia basada en la población y la evaluación de la calidad del diagnóstico y de los cuidados recibidos por los pacientes.

En su turno, las senadoras del PT-Morena, Lorena Cuéllar, y las priistas Cristina Díaz e Hilda Ceballos, hicieron notar que será la base para el desarrollo de políticas públicas más efectivas para el combate a esta enfermedad, que la cuesta a México una asignación presupuestal de 57 mil millones de pesos anuales para enfrentar una enfermedad que provoca 520 casos diagnosticados por día, es decir, 21 por hora.

El dictamen hace notar que la prevención, detección temprana y el tratamiento oportuno del cáncer son los objetivos torales del sistema de salud, toda vez que hoy en día el gasto que se realiza por las neoplasias malignas es muy alto.

Según datos de la Unidad de Análisis Económico de la Secretaria de Salud, anualmente los egresos hospitalarios por cáncer representan en promedio 6 por ciento del total de los egresos en instituciones públicas, en el que prevalecen los tipos de canceres de próstata, mama, cérvix, pulmón, colo-rectal y estómago.

Se estima que el sistema público atiende más del 90 por ciento de los casos de cáncer por medio del financiamiento público universal de atención médica y el Programa Nacional de Detección Oportuna de Cánceres de la Mujer.

“Aquí se encuentra una fuerte presión para alcanzar la sustentabilidad financiera pública de mediano plazo de lo ya cubierto por el Programa de Administración de Riesgos Institucionales (IMSS)”.

En ese sentido, el Senado decidió respaldar la iniciativa enviada por los diputados, por considerar que hay amplios beneficios al contar con dicho instrumento.

Entre otros, permitirá ubicar la determinación de la carga de la enfermedad y de sus variaciones geográficas, lo que permite contribuir a la comprensión de sus causas hasta el análisis de la supervivencia basada en la población y la evaluación de la calidad del diagnóstico y de los cuidados recibidos por los pacientes.

Asimismo, el conjunto de datos individuales recogidos será prueba para estudios epidemiológicos analíticos.

Se hace notar que en México, a pesar de que se han hecho esfuerzos, el cáncer se ha intensificado y cada día se enquista más en la sociedad, pues la tasa de mortalidad por cáncer en los últimos 30 años, entre 1980 y 2011, creció 56 por ciento, según la Secretaría de Salud.

En esos años, esta tasa pasó de 39.5 muertes por cada 100 mil habitantes a 61.7 por cada 100 mil.

De igual forma, desde 1990 se considera a la morbilidad y a la mortalidad por cáncer como un problema de salud pública.

De acuerdo con las estadísticas de mortalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el número absoluto de defunciones por cáncer se incrementó, entre los años 2004 y 2013, en casi 20%, al haber pasado de 64 mil 333 en el primer año de referencia, a una suma de 78 mil 582 en 2013, en el que se llegó al récord histórico en el número absoluto de defunciones anuales por tumores (neoplasias).

En tanto, la morbilidad hospitalaria por tumores malignos más alta tanto en mujeres como en hombres menores de 20 años, se dio por cáncer en órganos hematopoyéticos, es decir la médula ósea y el bazo, con 62% de probabilidad en mujeres y 58.7% en hombres, seguido de cánceres en el sistema linfático, sistema nervioso central, entre otros.

Fuente: http://www.milenio.com/politica/senado-cancer-registro-pacientes-presupuesto-incan_0_944905792.html