El pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), aprobó reformas a la Ley de Salud para establecer como un derecho y hacer accesible un diagnóstico preventivo y oportuno del cáncer de ovario en la capital del país.

Consiste en que las mujeres de la Ciudad de México, puedan acceder a un diagnóstico preventivo y oportuno, mediante estudios de ultrasonido transvaginal y la prueba de sangre llamada marcador tumoral CA 125.

En tribuna, la presidenta de la Comisión de Salud y Asistencia Social, Nora Arias Contreras, dejó en claro que “el cáncer de ovario, no es sinónimo de muerte si lo prevenimos y esta reforma a la ley lo incluye”.

Alertó sobre el hecho de que este padecimiento es la primera causa de muerte entre las enfermedades de origen ginecológico. Tan sólo en 2015, cobró la vida de más de dos mil mexicanas.

La diputada local perredista declaró que anualmente cuatro mil mujeres son diagnosticadas con cáncer de ovario en México, de las cuales, el 85 por ciento sólo llega a sobrevivir un año más.

“Ya lo hemos advertido en esta tribuna: el cáncer de ovario es uno de los más devastadores y mortíferos que destruye silenciosa y sistemáticamente a la mujer”, aseguró la ex delegada en Gustavo A. Madero.

Arias Contreras se refirió a la urgencia de hacer conciencia sobre este catastrófico problema. “Hay que ponerle freno con una campaña de concientización sobre la importancia de la prevención y atención”.

La diputada del PRD citó a la doctora Dolores Gallardo, responsable del Programa de Cáncer de Ovario del Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), quien dijo que por cada 11 diagnósticos de esa enfermedad, siete mujeres mueren al día. Es decir, que el cáncer de ovario, es más letal que el cervicouterino y de mama.

“En caso de que la mujer sea diagnosticada con esa afección, deberá ser atendida de inmediato, puesto que se trata de un mal que se desarrolla silenciosa, pero muy agresivamente”.

“Sus escasos síntomas aparecen tardíamente y no aparentan gravedad, por lo que suelen ser ignorados por las pacientes. Sin embargo, el padecimiento puede convertirse en un grave problema en sólo 12 meses”, apuntó.

El riesgo latente es que mientras la persona recibe un tratamiento erróneo, el cáncer de ovario continúa su peligrosa marcha hacia un destino sin retorno.

Los primeros síntomas -señaló- se pueden observar en etapas avanzadas y se manifiestan como molestias abdominales o problemas gastrointestinales, entre otros.

La mujer es propensa a desarrollar ese tipo de padecimientos ginecológicos, por diversos factores como la edad, la infertilidad o bien una historia familiar o personal de cáncer de ovario o mama.

“Es lamentable admitir que el 90 por ciento de las vidas que se han perdido, hubieran podido salvarse mediante un diagnóstico oportuno”, manifestó.

Fuente: https://www.terra.com.mx/noticias/mexico/politica/diagnostico-oportuno-de-cancer-de-ovario-ya-es-un-derecho-por-ley,76315417615f45c7c8066187e6d738b1ocbykcsp.html